Los jóvenes de nuestros días se interesan más en la gastronomía como carrera

Al momento de tomar una decisión para seleccionar qué carrera estudiar, aseguran Opinion master online EAE, las personas de nuestro alrededor tienden a asomar una interrogante que en realidad, todos hemos llegado a plantearnos alguna vez: ¿de qué vamos a trabajar? O ¿realmente hay trabajo para eso?

Si alguna vez hemos comentado que queremos estudiar Gastronomía nos hayan hecho ese tipo de preguntas, o al menos las personas a nuestro  alrededor tienen una idea que no se ajusta a la realidad actual y continúan pensando que una persona que estudia esta carrera sólo tienen la posibilidad de desarrollarse en la cocina de algún restaurante. Pero si existen mas posibilidades, vamos por ellas. 

Restaurante: Esta es una opción que resulta “obvia” o más bien “cliché” al momento de culminar los estudios de Gastronomía, pero eso es semejante a decir que se puede preparar comida. En realidad es posible encontrar una gran variedad de restaurantes, y dentro de ellos distintos tipos de platillos y diversos tipos de bebidas.

Y es que no solo es posible encontrar diversos puestos de trabajo en una cocina, todo va a depender de nuestros gustos, habilidades o aspiraciones ya que podría ocurrir que tengamos cierto interés en algún cargo sobre otro, independientemente del lugar del organigrama donde se ubique. 

Turismo: El ejemplo más palpable para quien estudia gastronomía es desempeñarse en los hoteles, pues aun siendo un campo bastante amplio y subjetivo para radicar, los hoteles son los que albergan personas que buscan un escape de su vida laboral y algo de relajación.

Los hoteles que se han calificado con cuatro o cinco estrellas cuentan con 2 o 3 establecimientos de comida, y estas van desde snack, barra en la alberca, hasta los restaurantes especializados en un tipo de comida de algún país, por lo que no resulta mala idea considerar entrar a este lugar laboral. 

Profesor: Esta es una opción habitual, por lo que en su gran mayoría, las personas al concluir sus carreras pueden tomar esta elección, aunque no todos cuentan con la capacidad de realizarla de la forma correcta ya que no es lo mismo tener el talento de preparar alimentos, que transmitir ese conocimiento. 

Es importante mencionar que si decidimos trabajar  en una de las actividades anteriores y se busca salir de la cocina pero no dejar de trabajar en ella, ser profesor viene a ser una excelente opción también.

Banquetes: ciertamente una cosa resulta preparar entre uno y cuatro platillos por mesa y otra, grandes cantidades para el buffet que pueden ser ofrecidos por el establecimiento en donde trabajamos. Sin embargo, cuando somos dueños o trabajamos para un servicio de banquetes puede que sea ligeramente más nuestro estilo si no deseamos tener la presión de entregar órdenes en tiempos récord, de otra forma los clientes quedarían insatisfechos.

Quizás esta es la razón por la que, preparar comida para un evento en un día especial puede abrirnos otras posibilidades y nos brinda otra perspectiva sobre el campo laboral de la gastronomía.