No tienes que dejar de comer dulces para mantener tus dientes sanos

Quizás nos sorprendamos, pero el azúcar no ha de ser la causa principal de la presencia de caries, aseguran expertos de periodoncia clínica de echeverria periodoncia barcelona. Exactamente lo que llega a provocar las caries es el ácido, aunque existe una relación entre el azúcar y el ácido y las enfermedades encías. El azúcar hace que las bacterias que se encuentran en la boca lleguen a producir el ácido que finalmente es el que daña los dientes. Cuanto más azúcar, más ácido creará la boca.

La placa se trata de una película de bacterias que recubre los dientes y las encías, creando una inflamación encías. Llega a desarrollarse constantemente pero se elimina al momento de cepillarse los dientes. Cada vez que la placa entra en contacto con el azúcar, es cuando se produce el ácido que ataca los dientes durante 20 minutos. Dicho ácido es capaz de crear un pequeño agujero en el esmalte.

Al momento de cepillarse y usar hilo dental, de no ser posible alcanzar el hueco y si además no nos cepillamos los dientes regularmente, las bacterias llegan a acumularse y continúan produciendo ácido, lo cual eventualmente hará que haya sangrado encías. Dichos huecos se agrandan desarrollando caries. Cuando estas no son tratadas, continúan desarrollándose hasta que llegan al nervio y es cuando se siente dolor generando situaciones más graves.

Evitar que el azúcar dañe los dientes

Esto no se trata de algo imposible de hacer, ya que el primer ataque se centra en prestar atención a la cantidad de tiempo que nuestros dientes se encuentran expuestos al azúcar. Si pasamos unos 10 minutos comiendo un trozo de torta, eso resulta demasiado para los dientes, es como sorber una bebida azucarada durante tres horas.

Otro aspecto a considerar son los alimentos y las bebidas que contienen azúcares agregados. De acuerdo a las pautas alimentarias establecidas por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), señalan que se debe limitar este tipo de alimento pues los refrescos son una de las mayores fuentes de azúcar agregado dentro de la dieta de los estadounidenses.

Si somos de los que nos gustan los dulces, entonces nuestros dientes se encontraran expuestos constantemente al ácido. La recomendación radica en intentar limitar los dulces que son poco saludables, y en su caso elegir alimentos que sean saludables y sin azúcar agregada, eso incluye limitar el consumo de bebidas azucaradas entre las comidas y tomar agua en su lugar. Si se hace una buena elección de alimentos, estas también serán buenas para la salud dental. Dicha alimentación incluye vegetales y frutas crujientes, como el brócoli, zanahoria, pepino, manzana y pera. Tales alimentos presentan un alto contenido de agua y un bajo contenido de azúcar. Además estimulan el flujo de la saliva, lo que ayuda a eliminar los restos de comida y amortiguar los efectos del ácido. Otros alimentos que debemos considerar en nuestra dieta y que son con bajo contenido de azúcar son las carnes, los quesos y los frutos secos.

Concretamente lo que se debe evitar son todas las golosinas, galletas dulces, tortas, muffins, patatas fritas, caramelos masticables y otros alimentos que llegan a contener azúcar. En el caso de las bebidas, todos los refrescos, jugos de fruta y bebidas azucaradas.