Pasteles saludables

Quizás el postre que más te atrae no es tan accesible como las capsulas de cafe baratas, pero no te sientas culpable pues ya puedes consumir otro postre o dos, sin sentir remordimiento. Decir un postre saludable de seguro nos deja pensando más de un rato ya que siempre nos han vendido la idea de que los postres solo pueden causar daños a nuestra salud, pero en la actualidad los conceptos han cambiado gracias a los distintos estudios y avances que la ciencia que se ha encargado de develar. De manera que, un postre saludable es esencialmente un postre que se encuentra compuesto por diversos ingredientes que en su composición son nutritivos, integrales y lo más naturales posible con la idea de ofrecerle a nuestro cuerpo la opción de nutrirse mientras se disfruta de lo que se come.

En todo caso, el término que se emplea para denominar algo “saludable”, es en realidad algo que cada persona maneja o entiende de diversas maneras y ello se debe a que existen muchos estilos de alimentación los cuales podrían incluirse perfectamente en la categoría de sanos. Sin embargo, existen 3 puntos que se deben mantener siempre presente para denominar saludable a un postre:

  • Deben ser equilibrados: para ello no es relevante si usas o no edulcorantes naturales, grasas buenas y harinas integrales. El punto es que si te excedes, ya este no será saludable.
  • Libre de azúcar refinada y edulcorantes artificiales:  Si tu postre contiene azúcar o edulcorantes como ingrediente principal, éste ya no cuenta como sano.
  • Finalmente: Todos o la gran mayoría de los ingredientes deben ser integrales y encontrarse lo menos procesados posible ya que cuanto más natural es mejor.

La idea siempre será lograr un postre equilibrado en cuanto a su composición: que contenga hidratos de carbono, grasas, azúcares y proteínas pues lo que se quiere es que los postres dejen de ser vistos como un alimento contentivo de gran cantidad de azúcar. De esta forma, si se debe considerar que el postre saludable si existe y que puede ser equilibrado al momento de decidir si es apropiado para un desayuno, o bien para una merienda. 

Se debe experimentar con recetas para todos los estilos de alimentación: veganos, crudiveganos, para personas con intolerancias alimentarias y para personas con diabetes,  con el fin de dejar de ver algunos ingredientes como indispensables de nuestras cocinas ya que todo se puede sustituir de manera es perfecta y de hecho, esta resulta una excelente práctica para dejar de consumir gran cantidad de lácteos, grasas, edulcorantes, proteínas y harinas.  

Esta es la mejor manera de brindarle un respiro a nuestro cuerpo de vez en cuando, enseñándonos que existen más alimentos que resultan una excelente alternativa a los que de costumbre han estado siempre en nuestra alimentación. Aunque siempre habrá excepciones. También se hace importante que al realizar un postre, este se presente con una apariencia bastante típica semejante a la de un postre tradicional, y para ello se debe incluir al menos un poco más de algún ingrediente,  pero solos algunas veces, y ello solo porque siempre existe una excepción.